miércoles, 28 de julio de 2010

Paisajes de Catamarca

Gustavet y yo estuvimos una semana en Catamarca, sin saber muy bien con qué nos encontraríamos. Esta provincia argentina no está muy difundida turísticamente, y sin embargo, ¡es bellísima!

Palo borracho en el inicio de la Cuesta del Portezuelo:

¡No es Isabel Sarli en plena decadencia! ¡Es Marisín en las Termas de Fiambalá!

Vista desde las Termas, que están en medio de las montañas:

Los tortolitos:

Camino hacia las Termas:

Belén:


La Ruta a los Seismiles... ¡¡¡ma - ra - vi - llo - sa!!!



...alucinante..., me sentía en otro mundo, en otra época... sola en esa inmensidad...




Las aves caminando sobre las aguas congeladas, en varios arroyuelos y lagos :


Cuando estuve en este lugar, la emoción me sobrepasó. La Naturaleza excedía mi simple vida de mortal; tuve una vaga noción de la pequeñez del ser humano, y sin embargo, también me di cuenta de que en ese momento era FELIZ...






Barrio San Roque, en Tinogasta:

Camino a Tinogasta, desde la Capital:


Entre la nieve del camino:

Dique Las Pirquitas:


Vista desde el mirador de la Cuesta del Portezuelo, "mirando abajo, parece un sueño..."


Cuesta de Singuil:



Cuesta del Rodeo, con la ruta serpeando entre las montañas:

¡Qué hermosa provincia, cuántas buenas sorpresas me diste! Ojalá algún día pueda volver...

lunes, 19 de julio de 2010

amigos


¡¡¡Feliz día a todos los buenos amigos!


bufandas


¡Felicidades!






El sábado fue el bautismo y fiestita oficial de cumpleaños de Joaquín, mi gordini...
¡Qué feliz estaba!







Con el chaleco que le tejió la abuela...









¡Hermoso Joaquino!

lunes, 12 de julio de 2010

reliquia


Hace pocos días me reencontré después de muuuuuchos años con una amiga que en esos tiempos pretéritos (¿imperfectos? ¿simples?) fue una gran amiga.
Como sucede en estos casos, volvieron cosas, momentos, personas... Me recordé a esa edad, recordé a Gustavo, con quien recién íbamos a comenzar esta aventura en la que todavía estamos remando. Y entre mis recuerdos apareció uno, que me llevó de inmediato... ¡al cajón de los cubiertos! (eso del cajón es una forma de decir; con el desorden infernal que hay entre las cosas de mi cocina, los cubiertos andan por cualquier lado...)
¿Sería posible que aún hubiera ALGUNO de los que buscaba?
¡¡Síííí!!

¿Un tenedor?
Sí, pero no cualquiera.
Cuando Gus y yo decidimos ir a vivir juntos no teníamos absolutamente nada. Un colchón regalado (usado), una mesa con cuatro sillas que habían sido de mi mamá, la almohada y la frazada (¡nuevas!) que nos había regalado mi abuela, algunas ollas, tres platos con sus respectivos vasos... y pará de contar.
Entonces Sandra, o mejor dicho su mamá, generosamente nos dio unos cubiertos antiguos, que ya no usaba, de alpaca. Y este tenedor es el último que queda.


Tiene un diente un poco torcido, está gastadito pero aún brillante. Un poco como nosotros. Fue testigo inadvertido de toda nuestra convivencia, nos ayudó a alimentar a nuestros hijos, seguramente lo torcimos usándolo como herramienta... Hace un ratito lo mirábamos con Gustavo y nos dijimos que tal vez sea el último objeto que nos queda de nuestros orígenes como familia.
¡Gracias mamá de Sandra por creer que esa unión alocada era posible, y cooperar con ella!

Y este tenedor, que tanto estuvo teniendo, que tiene y que sostiene, con su diente torcido (¡eras vos el que nos pinchabas para seguir!), ¿no merece un lugar más destacado en nuestra casa que el triste y oculto cajón?


bolerito




Regalo para mi nuerita Daiana, ¡que tiene figura para lucirlo!


viernes, 9 de julio de 2010

De tal palo...

...¿ tal astilla?


¿Una nueva generación de tejedoras?



Y yo, señores... ¿Cuándo protagonizo este blog? ¿¿Para qué me compraron??



para Joaqui




Suéter para Joaquino, terminado:


Joaqui jugando, ya abrigadito con el pulóver nuevo (que es exactamente de ese color, verde, y no como en la foto anterior, ja ja ja ja )



¡Ay, un hombre se me escapó de la cama, en calzoncillos, ji ji ji ji!